Jueves, 23 de febrero de 2006


Durante un fin de semana de tres d?as, parte del equipo de Rebelscum tuvo la oportunidad de recorrer cada rinc?n de la meca de los coleccionistas de Star Wars, a continuaci?n viviremos esa experiencia gracias al relato realizado por Jeremy Beckett.

Viendo desde lejos es s?lo una casa ubicada en un valle de peque?as colinas, pocos imaginan que ese rancho contiene la m?s grande colecci?n de merchandise y parafernalia de Star Wars. Su propietario, Steve Sansweet, comenz? recogiendo juguetes espaciales a mediados de los a?os setenta, y pronto incluy? sus primeros juguetes de Star Wars, con un inter?s cada vez mayor, exhibiendo todo en una simple estanter?a de su guarida. Pero r?pidamente esta franquicia comenz? a asumir el control del espacio disponible.

En propias palabras de Steve "la ?nica vez que compr? unas pocas cosas de Star Wars fue cuando se estren? la primer pel?cula... pero fue porque hab?a pocas cosas. Compr? casi todo lo que pod?a encontrar en las tiendas de juguetes como parte de mi colecci?n total de juguetes del espacio. Entonces Star Wars comenz? a asumir el control despu?s del estreno de El Imperio Contraataca."

El hogar original de la colecci?n estaba en una t?pica casa californiana, arriba de unas colinas mirando Hollywood al oeste. En alg?n punto el pasatiempo de Steve se transform? en man?a llegando a reunir una verdadera flota de juguetes, juegos, rompecabezas, ropa y libros tanto de origen dom?stico como internacional.

Para mantener un cierto espacio para la vida regular, Steve ten?a una planta m?s baja agregada a la casa, y cuando se complet?, agreg? otra debajo. En su hogar estaba rodeado por juguetes de Star Wars, pero esto no ser?a la ?ltima vez en su vida. En el a?o 1996 una oferta para trabajar en Lucasfilm se present? y Steve comenz? a ser un intermediario entre su patr?n y los fans. En su primer a?o, asisti? a 60 convenciones y ferias, que tambi?n lo expusieron a coleccionables de Star Wars que casualmente ?l no ten?a.

Con motivo de su nuevo trabajo, Steve tuvo que pasar m?s tiempo en San Francisco, y luego tom? la decisi?n de mudarse al norte, a las colinas de Sonoma, por supuesto junto con toda su colecci?n. Luego de seis meses todo fue embalado en cajas de cart?n y guardado por nueve meses en un lugar seguro.

Mientras tanto Steve se propueso buscar un nuevo sitio, pero esto no fue f?cil puesto que s?lo encontraba casas viejas y eso no era lo que ?l deseaba, sino que necesitaba una residencia para exhibir la colecci?n en su propio museo privado, quer?a un "lugar muy ?nico". Despu?s de tres meses de casa de casa realiz? que la caracter?stica que buscaba no estaba en el mercado.

A mediados de 1998 Steve se mud? a lo que con el tiempo se conocer?a como rancho Obi-Wan. El inquilino anterior, un fabricante de muebles, hab?a desocupado y dejado libre un almac?n industrial grande, muy bien clasificado para su premisa. La propiedad ten?a m?s de dos acres, dando a Steve el espacio que necesitaba para su colecci?n, m?s espacio adicional para almacenaje. Incluso hay lugar para acomodar a numerosos e infrecuentes asistentes que ayudan a controlar la colecci?n, permitiendo dormir a cinco hombres.

Desde la entrada se sube por escaleras que llevan al visitante al piso superior. En el pasillo, puede verse una colecci?n de algunos afiches de los estrenos de cine. A un lado del pasillo hay una biblioteca con m?s de dos mil t?tulos de Star Wars y un n?mero a?n mayor de revistas y peri?dicos. En estantes adyacentes, centenares de juegos de computadora y v?deos, bloqueados totalmente por cajas de figuras de acci?n apiladas sin clasificar.

El primer paso del paseo guiado de Steve nos llev? donde ocurrir?a la mayor?a del esfuerzo del fin de semana - una pila gigantesca de cajas enviadas desde el lejano este, Am?rica del Sur, Australasia y Europa. M?s all? puede verse un agregado bastante reciente a la colecci?n de Steve, La Banda de la Cantina. Comprada en una venta de bancarrota de FAO Schwarz de Las Vegas, este neum?ticamente articulado cuarteto era preparado con retoques finales.

Con nuestra atenci?n en la colecci?n, Steve continu? el viaje y nos trajo la pieza central: una estatua exacta tama?o natural de Darth Vader, cerca de un Anakin inocente y numerosas estatuas peque?as del villano m?s famoso de la pantalla, mientras tanto suena la marcha imperial en el sistema de audio del museo, esto luce casi como un altar de Vader.

Esquivando la ya mencionada torre de cajas, nuestra parada siguiente es una esquina con un Boba Fett y un Han Solo de Don Post, un Stormtrooper y el libro de hu?spedes del museo. El viaje entonces nos lleva a trav?s del pasillo central del museo, estrangulado con gabinetes de cristal llenos de "goodies". Vemos un n?mero considerable de art?culos de Kenner, la mayor?a vintage, incluyendo piezas maestras, prototipos sin producir, l?neas extintas y muestras de l?neas que nunca vieron la luz.

A un lado hay un stand que sirve como base para una muestra muy especial - piezas de la superficie de la Estrella de la Muerte original que ILM us? para el rodaje del Regreso del Jedi m?s varios modelos de TIE Fighters y X-Wing. La puerta siguiente lleva a la galer?a de arte, con muchas piezas de artwork, mientras que Steve comenta sobre las pinturas, bosquejos, pasteles y esculturas. Hay un fuerte foco en Yoda en la galer?a de arte, y una silueta excepcionalmente hermosa del diminuto maestro Jedi.

Con el recorrido terminado Steve permiti? que cada uno de nosotros explorara y descubriera los secretos y las ?reas ocultas del museo. Por supuesto que cada uno de nosotros ten?a su propio campo de inter?s asi que de vez en cuando se escuchaba alg?n grito "?Mira esto!" y "Nunca he visto uno de ?stos!" o "No creer?s lo que encontr?!"

Con la colecci?n creciendo diariamente con adiciones enviadas a Steve desde todas partes del mundo, el asunto del espacio es un problema serio. Incluso ya antes de que terminara la trilog?a de las precuelas no hab?a bastante sitio para exhibir todo - solamente un edificio del tama?o de un estadio de deportes ser?a suficiente. Pero alg?n d?a la colecci?n acabar?. Cuando se le pregunta, la ?nica contestaci?n de Steve es negar todos los rumores que han circulado al respecto. ?Quiz?s era el pensamiento de perder tal tesoro lo que incit? al Smithsonian a presentar su oferta para preservar la colecci?n? La nota final es que no importa qu? suceda con Lucasfilm o Star Wars ?el rancho Obi-Wan est?ra all? por siempre!



image hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.com










image hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.com






image hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.com






image hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.comimage hosting by imagevenue.com




image hosting by imagevenue.com

Publicado por maf.1 @ 22:39  | Coleccionismo
 | Enviar