Jueves, 20 de julio de 2006
Imagen


Este fue uno de los más grandes caballeros de la Orden Jedi. Era un Draethos, una raza reptil de piel gris, y con gran habilidad en el manejo del sable de luz, aunque su verdadera arma secreta era su sabiduría y su inteligencia, que él utilizó para incrementar los poderes de la Fuerza.

Odan-Urr fue entrenado en las artes jedi por el misterioso Maestro Ooroo, una mente brillante dentro de una losa de cristal. Muy pronto, el joven padawan se transformó en uno de los mejores. Era un gran lector y sus deseos de aprender se limitaba sólo al Lado Lumininoso, esto por temor a ser seducido por el Lado Oscuro. Con el tiempo, las enseñanzas de Odan-Urr se transformaron en la piedra fundamental del Código Jedi.

Ooroo lo adiestró en Ossus y le enseñó a comprender cada parte del planeta: desiertos, valles, praderas, montañas, animales, bestias feroces y todo lo demás. Así, Odan-Urr aprendió mucho sobre la Fuerza y su uso para defender fielmente los intereses de la República.

Un año antes de la Gran Guerra Hiperespacial, Odan-Urr ayudó a la Emperatriz Teta en la unificación de los últimos planetas del sistema de Koros, que fueron reunidos bajo el manto de un benévolo imperio de paz y justicia. Odan-Urr, hecho ya un Caballero Jedi, fue asignado como guardián del sistema. Allí, junto al consejero jedi de la Emperatriz, Memit Nadill, ayudó a Teta a derrotar a los rebeldes que se oponían a la unificación de Koros, mientras que pasaba parte de su tiempo en la biblioteca del palacio real. Gracias a las dotes carismáticas de Teta y a la diplomacia de Odan-Urr, los rebeldes se unieron a la unificación.

Odan-Urr podía comunicarse por vía de la telepatía, y utilizaba esto para entrar en contacto con las personas a través de la Fuerza. Después de los eventos de Koros, Odan-Urr no volvió a dedicarse a sus estudios. Tuvo una visión de Marka Ragnos y del caos que se vendría. Desafortunadamente, la República ignoró los pronósticos de Odan-Urr, definiéndolas como producto de un caballero mal entrenado. La Emperatriz Teta no era tan optimista al respecto. De hecho Odan-Urr y Memit Nadill llevaron a cabo una exploración espacial, y encontraron a Gav y Jori Daragon dos exploradores humanos que ubicaron por error al Imperio Sith que contaba con varios cientos de mundos, ellos portaban un amuleto Sith y una advertencia para Teta de parte del líder Sith Naga Sadow.

Cuando la joven Jori Daragon le suplicó a Teta que le creyera que los Sith estaban preparando un ataque contra la República, y que el sistema de Koros era el blanco principal, Odan-Urr entendió que la muchacha decía la verdad y preparó al imperio de Koros para la guerra. Un rastreador oculto en la nave de Jori guió a Naga Sadow y sus fuerzas hacia Koros. Durante la Gran Guerra Hiperespacial, los Sith atacaron en gran número el imperio de Koros y la República.

Odan-Urr fue asignado a la defensa de Kirrek, donde se llevó a cabo uno de los más cruentos asaltos Sith. El Maestro de Odan-Urr, Ooroo, se sacrificó allí para asegurar la victoria, destruyendo el cristal dentro del cual vivía. Este emitió cianógeno, el gas que utilizaba para vivir en el interior del cristal, pero que era mortal para cualquier otro ser. A su vez el oxígeno fue fatal para él.

Kirrek resistió el asedio, y cuando Gav Daragon interrumpió la meditación de Naga Sadow, los guerreros invasores comenzaron a perder vigor y los Sith fueron expulsados. Mientras tanto Odan-Urr encontró entre los restos, un antiguo holocron sith, que contenía las memorias de los Sith y de los Señores Oscuros del pasado. Este holocron lo convenció para crear una gran biblioteca en Ossus.

Terminada la Gran Guerra Hiperespacial, Odan-Urr fundó su biblioteca junto a una academia para adiestrar nuevos Jedi, y más adelante fue nombrado presidente de la asamblea Jedi. De esta academia en Ossus, surgieron algunos jedi muy importantes, tales como Nomi Sunrider o Thon.

Pasó el tiempo y sucedieron muchos acontecimientos. En Onderon, la amenaza de Krath fue rechazada por el Maestro Arca Jeth, mientras que Ulic Qel-Droma, decidió intentar aprender todo lo que pudiera de los Sith. Pero Ulic Qel-Droma fue perdido, y nadie pudo disuadirlo.

Años después, Exar Kun dejó la Academia Jedi de Dantooine, renegando de la Orden. Durante todo este tiempo, Odan-Urr siguió orientado a Ossus, donde meditó largo tiempo y aprendió una nueva técnica: la Meditación de Batalla. Tal Técnica permitía infundir terror en los enemigos.

Odan-Urr adiestró bastante tiempo a la joven Nomi Sunrider, enseñándole a usar la Meditación de Batalla. Nomi aprendió la técnica con sorprendente rapidez. Más adelante Odan-Urr fue asesinado en la biblioteca por Exar Kun, ya convertido en Señor Oscuro de los Sith, quien reclamaba el holocrón encontrado en la batalla de Kirrek, para así aprender las enseñanzas prohibidas. Luego Odan-Urr se une a la Fuerza y sostiene a los caballeros Jedi en la lucha contra Kun en la Gran Guerra Sith.

Odan-Urr fue fiel vigilante de las tradiciones Jedi, y la mayor parte de su vida la uso para profundizar en sus conocimientos y discernir la naturaleza de la relación de los Jedi con la Fuerza.


Publicado por maf.1 @ 23:51  | Universo Expandido
 | Enviar